ARTÍCULO

Tipos de apego: conoce cómo influyen en tus relaciones personales

El apego es un tema relevante en la psicología que afecta las relaciones interpersonales. John Bowlby y Mary Ainsworth son los padres de la teoría del apego que identifica cuatro estilos de apego: seguro, ansioso, evitativo y desorganizado. Cada estilo puede generar consecuencias en la vida adulta, desde problemas de ansiedad hasta dependencia emocional. En el artículo se explica cómo identificar el estilo de apego y cómo superar aquellos que sean inseguros gracias a técnicas como la terapia de aceptación y compromiso o la terapia de pareja.

Teoría del apego

El apego es un vínculo emocional que se establece entre individuos, especialmente entre un cuidador y un niño. Es una necesidad primaria del ser humano para su supervivencia y desarrollo. El estudio del apego se remonta a John Bowlby, psiquiatra y psicoanalista británico, quien sentó las bases de esta teoría en la década de 1950.

Qué es el apego

El apego es un lazo afectivo que se establece entre dos personas, basado en la búsqueda de protección, cuidado y seguridad emocional. Este vínculo se forma especialmente entre un cuidador y un niño, aunque también se produce entre adultos. Se trata de una necesidad primaria del ser humano para garantizar su supervivencia y desarrollo.

Mary Ainsworth y John Bowlby: los padres del estudio del apego

Mary Ainsworth, psicóloga canadiense, amplió la teoría del apego junto con Bowlby. Ainsworth estudió los patrones de apego entre los niños y sus padres, y desarrolló el método de la ‘situación extraña’ para medir la seguridad en el apego infantil. Esto permitió identificar los diferentes estilos de apego y su impacto en la vida adulta.

La teoría del apego sostiene que los cuidadores son una figura crucial para el desarrollo de los niños y que su presencia asegura el establecimiento de un apego seguro. Sin embargo, circunstancias como el abandono, la negligencia o la falta de respuesta del cuidador pueden generar diferentes estilos de apego. Los cuatro estilos de apego identificados por Ainsworth y Bowlby son: seguro, ambivalente, evitativo y desorganizado.

  • Apego seguro: se establece cuando el cuidador responde adecuadamente a las necesidades del niño y crea un ambiente de cuidado y seguridad. Este estilo se relaciona con una mayor capacidad de autonomía, confianza y adaptación a situaciones nuevas.
  • Apego ambivalente: se produce cuando el cuidador responde de forma incongruente a las necesidades del niño, generando inseguridad y desconfianza. Este estilo puede derivar en una mayor susceptibilidad a la ansiedad y la dependencia emocional en la vida adulta.
  • Apego evitativo: ocurre cuando el cuidador ignora sistemáticamente las necesidades emocionales del niño, generando un estilo de apego desapegado y distante. Este estilo se relaciona con una mayor dificultad para establecer relaciones emocionales profundas y para expresar emociones.
  • Apego desorganizado: se caracteriza por un patrón de comportamiento incoherente e inestable. Este estilo de apego se relaciona con una mayor propensión a desarrollar trastornos mentales y problemas de relación interpersonal.

Estilos de apego

Los estilos de apego son patrones de comportamiento aprendidos en la infancia que influyen en las relaciones interpersonales a lo largo de la vida. Estos patrones se forman en la relación del niño con su cuidador principal y se continúan en relaciones posteriores. Bowlby y Ainsworth identificaron cuatro tipos: seguro, ambivalente, evitativo y desorganizado.

Qué son los estilos de apego

Los estilos de apego son estrategias de afrontamiento que aprendemos en la infancia para establecer un vínculo de protección con nuestra figura de apego principal. Son la respuesta a una necesidad adaptativa de la especie humana de buscar seguridad y protección. A lo largo de nuestra vida, estos estilos se mantienen y se repiten en las relaciones que establecemos.

Tipos de apego

Apego seguro

El apego seguro se caracteriza por la confianza en la figura de apego y la capacidad para explorar el entorno. El niño sabe que puede contar con su figura de apego para obtener apoyo y cuidado cuando lo necesita, lo que le permite explorar el mundo de manera independiente. Este tipo de apego es fundamental para el desarrollo emocional saludable del niño y es una base sólida para relaciones interpersonales seguras y saludables en la edad adulta.

Apego ambivalente

El apego ambivalente se caracteriza por una gran dependencia de la figura de apego y una sensación de inseguridad. El niño siente que su figura de apego no es consistente en sus comportamientos, por lo que el niño busca la proximidad y el contacto frecuente. En la edad adulta, las personas con apego ambivalente pueden sentir la necesidad de buscar constantemente confirmación y validación de su pareja.

Apego evitativo

El apego evitativo se caracteriza por la independencia y una actitud defensiva hacia la cercanía emocional. El niño evita acudir a la figura de apego en busca de apoyo o consuelo, y se siente cómodo en la independencia emocional. Las personas con un apego evitativo pueden tener dificultades para establecer relaciones íntimas y emocionales y pueden sentir un miedo a la dependencia.

Apego desorganizado

El apego desorganizado se caracteriza por una confusión extrema sobre la seguridad hacia la figura de apego. El niño no tiene una estrategia clara para enfrentar la separación de la figura de apego y puede proyectar los conflictos internos en sus relaciones futuras. Las personas con un apego desorganizado pueden tener dificultades para controlar las emociones y para establecer relaciones estables y saludables.

Cómo afectan los tipos de apego a nuestras relaciones personales

Cuando hablamos de tipos de apego, estamos hablando de un concepto que va mucho más allá de la infancia y que puede tener consecuencias en la vida adulta. Los cuatro tipos de apego son seguro, ansioso, evitativo y desorganizado y, en función de cuál sea nuestro estilo, tendremos unas u otras formas de relacionarnos con los demás. En esta sección vamos a analizar cómo afectan los estilos de apego en nuestras relaciones personales tanto en la infancia como en la vida adulta y hablaremos también de los trastornos relacionados con el apego.

Infancia y edad adulta: el impacto del apego

El estilo de apego que desarrollamos en la infancia tiene un impacto directo en la forma en la que nos relacionamos con los demás a lo largo de toda la vida. Por ejemplo, una persona que ha desarrollado un apego seguro en la infancia tendrá menos dificultades para establecer relaciones íntimas y estables en la edad adulta. En cambio, aquellas personas que han desarrollado un estilo de apego inseguro, como el ansioso o el evitativo, pueden tener más dificultades para establecer relaciones de confianza y estables en la edad adulta.

Trastornos relacionados con el apego

Los estilos de apego inseguro pueden derivar en trastornos relacionados con el apego, como los trastornos de ansiedad, la dependencia emocional o el trastorno obsesivo-compulsivo. En el caso de los trastornos de ansiedad, se produce un temor excesivo e irracional ante determinadas situaciones, y esto puede estar relacionado con un estilo de apego inseguro. En la dependencia emocional, una persona se siente incapaz de establecer relaciones sanas y necesita de la aprobación constante de los demás para sentirse bien consigo misma. Por último, el trastorno obsesivo-compulsivo puede estar relacionado con un patrón de apego inseguro que dificulta el establecimiento de relaciones íntimas y sanas.

Trastornos de ansiedad

  • Un patrón de apego inseguro puede aumentar el riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad.
  • Para superar un trastorno de ansiedad relacionado con el apego, es importante trabajar en la confianza y autoestima.
  • El tratamiento puede incluir terapia individual o de grupo y ejercicios de relajación y meditación.

Dependencia emocional

  • La dependencia emocional puede estar relacionada con patrones de apego inseguro.
  • Para superar la dependencia emocional es importante trabajar en la propia autoestima e identificar los patrones de relación que nos hacen sentir mal.
  • La terapia psicológica es una herramienta muy útil para superar la dependencia emocional.

Trastorno obsesivo-compulsivo

  • El trastorno obsesivo-compulsivo está relacionado con el apego inseguro y la dificultad para establecer relaciones sanas.
  • Para superar este trastorno es importante trabajar en el propio desarrollo personal y en la identificación de los patrones de relación inseguros.
  • La terapia psicológica es muy efectiva para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo.

Identificación y superación de los estilos de apego

Para establecer relaciones interpersonales sanas es importante conocer y comprender nuestro estilo de apego y cómo afecta en nuestras relaciones. En esta sección se explicarán las estrategias y técnicas para identificar y superar los estilos de apego inseguro.

Cómo identificar nuestro estilo de apego

La identificación del estilo de apego puede ser un proceso complejo, especialmente si no estamos familiarizados con la teoría del apego. Una forma de averiguar nuestro estilo de apego es a través de un test. En el sitio web de la clínica Mentes Abiertas Psicología, se ofrece un test de apego gratuito que permite identificar el estilo de apego predominante. Además, existen ciertas señales que pueden indicar el tipo de apego predominante. Por ejemplo, una persona con apego seguro suele sentirse cómoda al compartir sus sentimientos y emociones, mientras que una persona con apego evitativo tiende a mantener sus emociones y sentimientos ocultos. Asimismo, una persona con apego ambivalente puede tener problemas para confiar en su pareja y sentir miedo al rechazo o abandono.

Estrategias para superar los estilos de apego inseguro

Una vez que hemos identificado nuestro estilo de apego inseguro, podemos trabajar para superarlo. A continuación, se presentan algunas estrategias y terapias que pueden ayudar a superar los estilos de apego inseguro:

Terapia de aceptación y compromiso (ACT)

La terapia de aceptación y compromiso es una técnica terapéutica que se centra en aceptar nuestras emociones y pensamientos, en lugar de tratar de cambiarlos. La ACT puede ayudar a las personas con apego inseguro a aprender a aceptar sus emociones y a relacionarse con los demás de una manera más efectiva.

Terapia online

La terapia online como hacemos en Carolina Bello  es otra opción para mejorar el estilo de apego inseguro. Con la terapia online, es posible tener sesiones terapéuticas desde cualquier lugar, lo que hace que sea más fácil y conveniente para las personas que tienen dificultades para asistir a sesiones presenciales.

Terapia de pareja

La terapia de pareja es una opción para las parejas que tienen problemas debido a sus estilos de apego. En la terapia de pareja, se pueden identificar y abordar los problemas de apego que están afectando a la relación y aprender nuevas habilidades y estrategias para mejorar la comunicación y la confianza.

Terapia infantil

Los estilos de apego pueden desarrollarse en la infancia, por lo que la terapia infantil puede ayudar a los niños a desarrollar un apego seguro. Los padres también pueden involucrarse en la terapia infantil y aprender cómo fomentar un apego seguro desde una edad temprana.

Consejos para fomentar un apego seguro

Cómo conseguir el apego seguro en la infancia

Para conseguir un apego seguro en la infancia, es importante que los cuidadores y padres tengan una buena comunicación con el niño, creen un ambiente de afecto y seguridad y estén disponibles para sus necesidades. Los niños que reciben atención y cuidado constantes suelen desarrollar un apego seguro. Los padres deben evitar las negligencias y abusos emocionales o físicos que pueden dejar secuelas en el desarrollo del niño. Además, deben ser modelos a seguir en cuanto a la gestión de emociones y conflictos para que el niño aprenda a hacerlo de manera saludable.

Consejos para cuidadores y padres

Los cuidadores y padres deben mantener una comunicación fluida con los hijos y escuchar con atención sus necesidades e inquietudes. Deben estar disponibles para ellos y responder con afecto y compresión. Es importante establecer rutinas y límites que generen seguridad y estabilidad. También se debe dar ejemplo de buenas relaciones interpersonales y de gestión emocional adecuada. Por último, se debe fomentar la independencia y autonomía en los niños, permitiéndoles explorar el mundo a su alrededor a su propio ritmo, sin dejarles desamparados.

Cómo cambiar nuestro estilo de apego

Si una persona tiene un estilo de apego inseguro, puede trabajar en cambiarlo mediante estrategias y técnicas. Una opción es acudir a un profesional de la salud mental, empezando por un terapeuta. Otras alternativas incluyen la terapia de pareja, la terapia infantil o la terapia de aceptación y compromiso (ACT). Es importante entender el origen del estilo de apego inseguro y trabajar en la resolución de los traumas y creencias limitantes que puedan estar afectando al presente. También es importante desarrollar nuevas habilidades de comunicación y gestión emocional, para establecer relaciones interpersonales sanas y positivas.

 

Soy Carolina Bello y puedo ayudarte en este proceso.

Pincha aqui y hablamos por Whatsapp

Compártelo:

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 7 =