EDUCACIÓN INTEGRAL EN INTELIGENCIA EMOCIONAL

ARTÍCULO

¿De qué manera, desde las relaciones familiares, podemos ayudar a estudiar a nuestros hijos e hijas?


ESTÍMULO Y APOYO DESDE LOS VÍNCULOS MÁS ÍNTIMOS


La familia es, sin ninguna duda, la principal fuente de estímulos que tiene una persona desde la infacia y pasando por la pre y adolescencia, para desarrollar con éxito sus estudios. Además, la vida familiar es el entorno que más influye para acompañar, con equilibrio emocional y seguridad afectiva, ese desarrollo académico. Una metodología imprescindible que sirve para ayudar a nuestros hijos e hijas es participando e involucrándonos como padres, en todo lo que sea positivo para elaborar  mejores condiciones de estudio.

Algunos de las bases fundamentales desde las que podemos actuar son éstos:

  1. Un ambiente adecuado predispone al trabajo intelectual (el ambiente que nos rodea influye en además en el comportamiento).

1.1. Se aprende por imitación y se estimula y motiva con el ejemplo. El ambiente en casa es                             como nosotros queramos hacerlo. Algunas preguntas que conviene plantearnos:

  • ¿Somos selectivos con la televisión?
  • ¿Dedicamos parte de nuestro tiempo libre a leer?
  • ¿Comentamos temas relevantes o de interés,  proyectos familiares… con nuestros hijos e hijas?
  1. La casa no debe convertirse en una segunda escuela, pero debe coordinarse con ella.

2.1. Hay que procurar autonomía en el estudio. Los padres deben ofrecer colaboración,                            orientación y asesoramiento  ante las dudas, pero nunca suplantar el trabajo del estudiante.

2.2. Demostrar que lo que ocurre en la escuela importa en casa.

  • No reprochar solo lo negativo,  no es bueno hacerlo ya que es un lenguaje agresivo, es buena la asertividad y por ello es necesario que valorar sobre todo lo positivo.
  • Afrontar los conflictos con serenidad.
  • Huir de las descalificaciones personales. Si hay algún problema, abordarlo como un reto a superar.
  • Mantener una actitud reflexiva y de escucha activa ante los resultados académicos. No considerarlos como un juicio personal. El alumno/a, además de estudiante, es una persona con muchas facetas a considerar.
  • Asistir a las reuniones programadas de la escuela o colegio.

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 2 =